Biografía

Nace en Albacete, el 5 de agosto de 1990

Su precoz vocación e innatas aptitudes para el toreo, hacen que muy pronto debute en público, con tan solo 8 años, en mayo de 1999. Lo hizo en Casas Ibáñez (Cuenca), con ganado de Sánchez Cajo, cortando dos orejas y Rabo. Años después, en 2005, tuvo lugar su debut de luces, en Jaén, con idéntico triunfo.

 

Debut con picadores

La imposibilidad legal de torear profesionalmente en España antes de los 16 años, propicia que su debut con picadores, con 15 años, tenga lugar en la ciudad colombiana de Santa Fe de Bogotá, con ganado de Armerías, acompañado por José Luis Roballo y Victoriano García. Posteriormente, tras actuar con éxito en varias plazas americanas, irrumpe con fuerza en el escalafón novilleril español y europeo, sumando un importante número de festejos y triunfando en varias ferias de novilladas y plazas de relevancia, como Madrid, Dax, Mont de Marsan o Albacete. En Las Ventas, se proclama triunfador del Certamen de Novilladas Nocturnas de 2007, logrando también, entre otros galardones importantes, el Zapato de Oro de Arnedo. La temporada 2008 le lanza definitivamente hacia la alternativa, pasando y triunfando antes por Valencia, Madrid, Sevilla, Zaragoza o Santander, además de por otros escenarios franceses, país en el que se doctora el 21 de septiembre de 2008, recibiendo la alternativa en el Coliseo de Nimes de manos de Enrique Ponce, con Miguel Ángel Perera como testigo, y logrando salir por la Puerta de Los Cónsules tras cortar tres orejas de su lote de Victoriano del Río.

rubenpinar-biografia4
img-biografia2

2009, primera temporada

Su primera temporada completa como matador, 2009, resulta triunfal, con éxitos en Medellín, donde indulta un toro, Valencia, Alicante, Pamplona, Nimes, Logroño, Sevilla, Zaragoza y Las Ventas, donde confirma alternativa el 21 de mayo, con Morante de la Puebla como padrino y José María Manzanares como testigo, ante toros de Juan Pedro Domecq. Es en su segundo paseíllo como matador en Madrid, 17 días después, cuando consigue abrir la puerta grande, cortando dos orejas a toros de Alcurrucén.

 

La siguiente, junto a la anterior, son las campañas más pródigas en festejos de su trayectoria como matador de toros hasta el momento, suponiendo 2010 otro año de triunfos en plazas importantes como Mérida (Venezuela), Castellón, Valencia, Nimes, Alicante, Pamplona, Santander y Logroño.

 

En las temporadas siguientes, a pesar de descender el número de contratos, Rubén Pinar continúa teniendo un alto porcentaje de triunfos en sus actuaciones, destacando en cosos de todas las categorías y sumando nuevos éxitos en Madrid, Albacete, Pamplona, Santander, Gijón, Castellón o Alicante. Además, se destacan sus triunfos ante ganaderías de diferentes encastes, lo que le hace llamar la atención de muchos aficionados por su aparición en distintos carteles de los llamados “hierros duros” o “toristas”.

 

A finales de 2013, supera un momento muy complicado, ya que durante un entrenamiento en el campo fue cogido por un toro que le propinó un fuerte golpe con el pitón en la cabeza, produciéndole hemorragia y pérdida de conciencia. Por fortuna, tras ser intervenido quirúrgicamente de un coágulo y pasar un tiempo de recuperación, pudo volver a los ruedos en 2014 y continuar con normalidad con su carrera.

2009, primera temporada

Su primera temporada completa como matador, 2009, resulta triunfal, con éxitos en Medellín, donde indulta un toro, Valencia, Alicante, Pamplona, Nimes, Logroño, Sevilla, Zaragoza y Las Ventas, donde confirma alternativa el 21 de mayo, con Morante de la Puebla como padrino y José María Manzanares como testigo, ante toros de Juan Pedro Domecq. Es en su segundo paseíllo como matador en Madrid, 17 días después, cuando consigue abrir la puerta grande, cortando dos orejas a toros de Alcurrucén.

 

La siguiente, junto a la anterior, son las campañas más pródigas en festejos de su trayectoria como matador de toros hasta el momento, suponiendo 2010 otro año de triunfos en plazas importantes como Mérida (Venezuela), Castellón, Valencia, Nimes, Alicante, Pamplona, Santander y Logroño.

 

En las temporadas siguientes, a pesar de descender el número de contratos, Rubén Pinar continúa teniendo un alto porcentaje de triunfos en sus actuaciones, destacando en cosos de todas las categorías y sumando nuevos éxitos en Madrid, Albacete, Pamplona, Santander, Gijón, Castellón o Alicante. Además, se destacan sus triunfos ante ganaderías de diferentes encastes, lo que le hace llamar la atención de muchos aficionados por su aparición en distintos carteles de los llamados “hierros duros” o “toristas”.

 

A finales de 2013, supera un momento muy complicado, ya que durante un entrenamiento en el campo fue cogido por un toro que le propinó un fuerte golpe con el pitón en la cabeza, produciéndole hemorragia y pérdida de conciencia. Por fortuna, tras ser intervenido quirúrgicamente de un coágulo y pasar un tiempo de recuperación, pudo volver a los ruedos en 2014 y continuar con normalidad con su carrera.

img-biografia2

Diversidad de encastes

Desde entonces, su trayectoria se ha visto marcada por la ya citada diversidad de encastes, enfrentándose a animales con los que ha desarrollado su concepto lidiador, de poder y capacidad para enfrentarse a todo tipo ganaderías. De esta forma, aunque el número de paseíllos haya sido más reducido, el albaceteño ha crecido y madurado en la profesión, sin volver la cara a los compromisos importantes, como es el caso de Las Ventas, donde se le ha reconocido su valor y entrega, habiendo sido cogido de gravedad en dos ocasione, la última por un toro de Partido de Resina, en el cierre de temporada 2018; una cornada de pronóstico muy grave de la que afortunadamente ya se encuentra recuperado. También Pamplona, plaza en la que durante las dos últimas temporadas ha lidiado la corrida de Miura.

 

Capítulo aparte merece Albacete, su tierra, donde acumula siete puertas grandes en el último lustro, seis de ellas de manera consecutiva en los últimos tres años, conseguidas ante los hierros de La Quinta, Torrestrella, Torrealta, Daniel Ruiz, Alcurrucén, Victorino Martín, lo cual supone un ejemplo de su versatilidad, capacidad y ambición.

 

Nueva etapa, nuevos sueños

A sus 28 años, cumpliendo una década como matador de toros y comenzando una nueva etapa en su trayectoria, de la mano del apoderamiento por parte de Alberto García y Eduardo Dávila Miura, Rubén Pinar está llamado a escribir páginas importantes en el toreo, desde la madurez, el oficio y esas innatas cualidades que desde muy temprana edad llamaron la atención. Ahora, con el reconocimiento y respeto de los aficionados, el nuevo camino se antoja esperanzador y motivante.

img-biografia3

Querer es poder.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies